azúcar, diabetes, glucosa, salud

Aunque la diabetes no es una enfermedad grave, sí que requiere de una serie de cuidados para garantizar el bienestar de quien la padece. Hay factores de riesgo que pueden agravar sus síntomas, los cuales se deben evitar a toda costa. Sin embargo, padecer diabetes no debe condicionar nuestro día a día, ni mucho menos privarnos de poder disfrutar de una buena cena o una comida especial.

La combinación ganadora para mantener a raya la diabetes es la unión de una buena alimentación, una rutina especifica de ejercicio y un tratamiento médico. Lo más importante para evitar sentirnos mal es acostumbrarse a controlar lo que comemos. Normalmente al principio, cuando se diagnostica la diabetes, es complicado aprender a llevar una rutina de seguimiento de la glucosa. Lo más recomendable es asesorarse y solicitar la ayuda de un nutricionista, dietista o endocrino que enseñe a incluir esta rutina en nuestro día a día sin problemas, prestando un poco más de atención a lo que comemos y midiendo nuestro nivel de glucosa en sangre frecuentemente.

  • Seguir un plan de alimentación. Lo mejor es comenzar a diseñarlo con un dietista. Pronto sabrás qué te beneficia y qué no, y tú mismo podrás diseñar tus menús. Una dieta para diabéticos debe incluir panes, cereales y granos, frutas y verduras, carnes, productos lácteos, pescados y grasas. Lo ideal son los alimentos ricos en vitaminas, minerales y fibra, en vez de los procesados.
  • Actividad física regular. Practicar algún deporte o seguir una rutina de ejercicios ayuda a mantener el peso adecuado, a que la insulina funcione mejor y es bueno para el corazón y los pulmones. Es importante que te midas el nivel de glucosa en la sangre antes, durante y después de hacer ejercicio. No hagas ejercicio si tu nivel de glucosa en sangre es demasiado alto.
  • La medicación siempre al día. Tanto las pastillas, como la insulina, como otros medicamentos inyectables, deben administrarse puntualmente cada día, según lo recetado por tu médico. Es la forma óptima de mantener los niveles adecuados de glucosa.
    Medición del nivel de glucosa. Tu médico te recomendará con qué frecuencia debes medir tu glucosa en la sangre. Hay personas que lo hacen una vez al día y otras que necesitan hacerlo hasta 4 veces, por lo que en este sentido sigue las instrucciones que te indique el profesional sanitario. Lo ideal sería llevar una hoja de registro con los resultados de la prueba que puedas ir mostrando a tu médico para que lleve un seguimiento de tu diabetes.

Contacto

Horario de Atención al Cliente

  • En hna Atención al Cliente estamos a su disposición de 9:00 a 19:30 horas, de lunes a viernes, para ayudarle en lo que necesite y resolver sus dudas.

Horario del Servicio de Autorizaciones

  • En hna Servicio de Autorizaciones estamos a su disposición de 8:00 a 20:00 horas, de lunes a viernes, para gestionar sus autorizaciones.

Te llamamos