TEATRO, LUJO Y HASTA IGLÚS. FIN DE AÑO ALTERNATIVO

Noche de lujo en un hotel

Servicio de habitaciones, champán y una cena espectacular. No se necesita mucho más para pasar una noche maravillosa (salvo una buena tarjeta de crédito, claro). Si lo que quieres es sentirte como una estrella de cine durante una noche puedes reservar cena en uno de los hoteles con más caché de la geografía española y pedir habitación para pasar la noche. Los hay para todos los gustos y precios, pero si hay que destacar uno es el paquete de alojamiento más cena y desayuno del Hotel Silken Puerta de América (313 euros), donde además puedes disfrutar de los diseños más espectaculares, pensados por arquitectos de la talla de Zaha Hadid, Jean Nouvel o Norman Foster.

No podemos dejar de mencionar la opción de brunch para el 1 de enero que plantean hoteles como el Majestic de Barcelona, que ha decidido llamar al suyo con el nada sutil apelativo de ‘Rincón de la resaca’.


Ir al teatro

Los teatros y musicales abren en fin de año. Cada vez son más los teatros que programan funciones para tomarse las uvas con el público. El mega musical de El Rey León es uno de ellos. No estamos seguros de si aún queda alguien en España que no lo haya ido a ver en el tiempo que lleva en cartel, pero si eres uno de ellos o quieres repetir, puedes despedir el año con Simba en Gran Vía desde 63,70 euros.


Bajo cero en un iglú

No se nos ocurre nada más original que pasar la Nochevieja en un iglú. Y si para eso no hace falta ir a Laponia, mucho mejor. En Andorra, concretamente en Grandvalira, a más de 2.300 metro de altitud está este Hotel Iglú que se hace cada invierno al llegar la nieve y que está habilitado para el alojamiento desde el 25 de diciembre hasta el 25 de abril. Hay dos tipos de iglú, el romántico para dos personas y el estándar para 6. Pero no te dejes engañar, está totalmente equipado con bar, terraza, restaurante y jacuzzi. Desde 210 euros puedes pasar la Nochevieja como los esquimales.


Disfrázate

No es necesario esperar a Carnaval o Halloween para disfrazarse. Tan solo tienes que ir a Pamplona. En esta ciudad se ahorran el modelazo de Fin de Año y se trabajan los disfraces más originales y atrevidos para pasearse por el casco antiguo en la noche más festiva del año. Una opción muy divertida y con muchas ventajas: puedes elegir un disfraz que abrigue, que el traje y el palabra de honor no están pensados para diciembre.


Fiesta temática

Si lo de disfrazarte te ha gustado, pero no te quieres desplazar hasta Pamplona, puedes montártelo por tu cuenta. Haz una fiesta temática. Los años 60, cine, hawaiana (aunque en diciembre solo lo recomendamos si vives en Canarias), grupos de música, deportistas… El universo de temas a elegir es infinito. Escoge uno, o dales libertad a los invitados y que se vistan de lo que prefieran, prepara la casa y la música, pon algo de comer para ir pasando la noche y ¡disfruta! Piensa en la de colas en la barra libre que te ahorrarás…


Peli y manta

Se puede dar el caso de que lo que realmente quieres es no celebrar el Fin de Año de ninguna manera, entonces te recomendamos que optes por la peli y manta en el sofá. Es el momento para hacer el ciclo de cine de Star Wars que querías. Aunque te recomendamos que no te veas las seis del tirón, porque no te llegará toda la noche (son cerca de 18 horas). La trilogía de El Padrino no defrauda y puede ser la ocasión ideal para descubrirle a tu novia el mundo de Indiana Jones. Si no, siempre te quedará ver Qué Bello es Vivir, clásico navideño donde los haya (y si sale James Stewart no puede ser malo).


Cualquier opción es buena, lo fundamental es no atragantarse con las uvas y disfrutar con lo que más le apetezca a cada uno.