MARÍA FONTAL

“No es tanto la cantidad de años que te dediques a lo que te gusta sino la intensidad de esos años que vas a vivir haciendo lo que te gusta”

María Fontal, directora de MF Coaching Profesional, cofundadora de la asociación Coaching Catalunya y autora del libro ‘Coaching en práctica. 10 historias reales de éxito’, acompaña a aquellas personas que desean darle un giro a su carrera profesional durante todo el proceso, empleando recursos como el coaching para la vocación y realización profesional y la inteligencia emocional. Hablamos con ella sobre cómo hacer ese cambio.

  • ¿Cómo darse cuenta de que uno no está en el trabajo de su vida?

    Poniendo atención en los niveles de energía. Si al acabar la jornada sientes que estás fatigado, que tu energía está agotada es un indicador de que estás trabajando en algo que no está alineado con tu vocación. No me refiero a un cansancio lógico y saludable fruto de haber trabajado intensamente. Ese tipo de desgaste se repone fácilmente descansando. Me refiero a un agotamiento que no se recupera solo con dormir. Hay otros indicadores más evidentes, como si te levantas por la mañana con ganas de ir a trabajar, si en tu tiempo libre te gusta leer cosas relacionadas con tu ocupación principal o si sientes satisfacción por la tarea que estás llevando a cabo.


  • Lo que es más importante ¿existe ‘el trabajo de su vida’?

    Por supuesto, pero quizás no como lo entendemos en el sentido de un único trabajo que ya viene determinado desde mi nacimiento. El ‘trabajo de mi vida’ es algo a descubrir. Si bien es cierto que algunas personas desde la infancia ya saben a qué se quieren dedicar, para la mayoría esto no es así en absoluto. Para el resto de nosotros conocer cuál es el trabajo en el que te sentirás realizado es un proceso que toma un tiempo más o menos largo.


  • Digamos que no se está a gusto en el trabajo, que faltan alicientes y no se encuentra el lado positivo, ¿cómo diferenciar entre un mal trabajo, por causas como el entorno, y la necesidad de hacer un cambio más profundo?

    Esta pregunta es importante. Algunos de mis clientes llegan diciendo que su trabajo no puede ser su vocación porque no están a gusto, pero después de una mirada más atenta se dan cuenta de que, en realidad, no es un problema de haber escogido mal la vocación si no del entorno en el que están realizando esa vocación. Es decir, su trabajo sí les gusta pero no les gusta dónde lo están llevando a cabo. Habría que ver con más detalle en cada caso, pero si es tu caso, puedes responder a una pregunta que te dará una pista: ¿seguiría haciendo este trabajo aunque no me pagasen?


  • En no pocas ocasiones se escuchan frases como “yo siempre he soñado con abrir una floristería” o “haz Derecho porque de pintar no se vive” ¿cree que estos ‘sueños incumplidos’ se deben a un sistema educativo que prima la estabilidad y seguridad económica frente a la felicidad y sentimiento de realización del trabajador?

    No lo plantearía como una dicotomía: ‘o seguridad económica o realización en el trabajo’. Más bien creo que primero tienes que definir qué representa para ti el dinero; para unas personas significa seguridad, para otras status, para otras la posibilidad de disfrutarlo, etc. En segundo lugar te diría que determines cuántas de esas cosas necesitas en realidad; y aquí hay que distinguir entre deseo y necesidad. No es lo mismo: “me gustaría ganar mucho dinero” que “necesito ganar mucho dinero”. También hay que tener en cuenta el precio a pagar por ese deseo ¿Estás dispuesto a pagar en tiempo, dedicación, relaciones, libertad, por ejemplo, el precio que requiere conseguir los ingresos que quieres? Y no hay una única respuesta correcta si no que cada uno decide hasta qué punto es importante para él esa seguridad económica. A partir de ahí dibuja un paisaje laboral u otro.


  • Supongamos que uno decide dar un giro radical a su vida, dejar su trabajo y cambiar, ya sea en su sector o no ¿cómo hacerlo?

    Le diría que, como en el deporte de la escalada: poco a poco y asegurando cada paso antes de dar el siguiente, que si algo falla o cometes un error no suponga el fracaso de todo el proceso. Cuanto mejor te prepares y planifiques el cambio más garantías de éxito.
    Esto no quiere decir que, si las circunstancias te obligan, cuando, por ejemplo, no aguantamos más en el trabajo en el que estamos o cuando no tenemos ingresos y necesitamos conseguirlos, no puedas hacer un cambio rápido orientándote hacia lo que te permita salir de esa situación, pero trabaja a la vez en buscar la forma de reinventarte en el sector que realmente te gusta.


  • En Estados Unidos son capaces de reinventar su vida varias veces y lo afrontan como una nueva oportunidad, no como un fracaso, ¿cree que nuestra cultura de miedo al fracaso nos frena?

    Sí, en cierto sentido, pero también nos ayuda premiando un valor como es el de la prudencia, el cual nos permite tener en cuenta los riesgos del cambio y el precio a pagar. Eso sí, es importante que te des cuenta de cuándo el miedo al fracaso te está paralizando y qué te ayuda a ponerte en marcha de nuevo.


  • “No puedo dejar mi trabajo porque necesito el dinero” ¿cuántas veces ha escuchado esta frase? ¿qué respuesta da?

    A menudo la escucho. Mi respuesta es: “si es así no lo dejes”, pero si tu deseo es cambiar de trabajo, empieza desde ya a construir las condiciones que te permitan dejarlo en un futuro.
    Nuestra actividad laboral suele ser una de las que más horas nos ocupa a lo largo de nuestra vida. Existe una gran diferencia entre trabajar en algo que te gusta y trabajar únicamente por obligación. Al trabajar en tu vocación, encontrarás otro tipo de recompensas a parte del salario, que pueden llegar a compensarte de una forma que no lo hará el ganar más dinero.
    Con frecuencia veo personas que han tenido éxito en su vida laboral, con unos ingresos muy por encima de la media, que me dicen que a pesar de haber conseguido mucho dinero no se sienten satisfechos y ya no ‘les brillan los ojos’ cuando están trabajando, han perdido la ilusión.


  • ¿Cómo identificar el momento adecuado para reinventarse?

    Como he dicho anteriormente, en mi opinión la reinvención laboral es un proceso. Lo ideal sería estar en continua transformación. ¿Por qué vas a quedarte estancado cuando el proceso de la vida es cambio? Cuanto más a favor de ese cambio, mejor te estarás adaptando a vivir.
    Al final, cuando hablo de reinvención laboral estoy hablando de continuar creciendo en tu vocación laboral, continuar aprendiendo y mejorando en lo que te gusta hacer. ¿Por qué alguien querría dejar de hacer eso?


  • ¿Cuándo es el momento óptimo para realizar un cambio laboral?

    Para asentar bien las bases, un cambio laboral puede llevarte un año o más, entonces cuanto antes empieces a planificarlo y te pongas en marcha mejor.
    Nunca es demasiado tarde para empezar, trabajo con clientes que han decidido cambiar a los 30, a los 40 y más allá de los 50 años. No es tanto la cantidad de años que te dediques a lo que te gusta si no la intensidad de esos años que vas a vivir haciendo lo que te gusta.


  • ¿Qué claves le daría a una persona que está a punto de dar el salto

    Que se asegure de poner una red debajo antes de saltar.
    Que si finalmente descubre su vocación y la manera de realizarla va a vivir momentos de mucha satisfacción, incluso puede ver cómo mejora su salud.
    Que faltan las palabras para describir exactamente lo que se siente al trabajar en aquello que te gusta.
    Que vale la pena todo el esfuerzo y sacrificio que haya que hacer para conseguirlo.
    Que su vida va a estar más plena y se beneficiará él y los que le rodean.
    Que su ejemplo va a servir para muchas otras personas, por tanto estará contribuyendo a que otros sean más felices.