PALOMA GARCIA GENER. Presidenta de CREARQ

"El estudiante de arquitectura debe ser una persona crítica capaz de crearse una opinión propia para poder defender sus propias ideas"

  • ¿Qué es Crearq y por qué se organiza?

    CREARQ es el Consejo de Representantes de Estudiantes de Arquitectura de España. Este colectivo representa a más de 20 escuelas de arquitectura en todo el ámbito nacional. Su objetivo es velar y defender los intereses del estudiante de arquitectura ante otros organismos además de ayudarle a tener una visión global tanto del panorama estudiantil como del mundo laboral que se le presenta.


  • ¿Qué le ofrece al estudiante de arquitectura?

    CREARQ ofrece al estudiante formación e información en diferentes ámbitos de la arquitectura. Desde la información que puede ser de gran interés para el estudiante de a pie como son comparativas de los planes de estudio a nivel nacional, informe de becas y prácticas profesionales según convenios de cada universidad, encuestas a los propios estudiantes… hasta la formación para los representantes de alumnos de cada delegación con el objetivo de que la representación en cada escuela sea reconocida y tenga repercusión.


  • El momento de la creación de Crearq, ¿responde a la situación crítica del sector?

    Esta asociación surgió como una necesidad de aunar escuelas, opiniones y, en consecuencia, aunar fuerzas para poder defender los intereses de un amplio colectivo de la arquitectura como son los estudiantes. No se puede decir que su creación esté directamente relacionada con la situación crítica del sector pero sí podríamos decir que fue impulsada por necesidades que iban surgiendo en la representación estudiantil ante ese contexto crítico.


  • Los problemas del sector ¿son una cuestión pasajera fruto de la crisis o habría que hacer una revisión más profunda de las bases de la profesión?

    El sector de la arquitectura ha cambiado enormemente en los últimos años. Me atrevería a decir que ha cambiado tanto que ahora cuesta definir exactamente “cuál es nuestro sector”. Por supuesto que muchos problemas vienen a raíz de la crisis e incluso han ido con ella de la mano a lo largo de estos últimos años. Sin embargo, creo que esa situación ha dado pie a replantearnos cuáles son las bases de la profesión. Esta crisis ha sido un espacio de oportunidades para muchos arquitectos que terminaban la carrera sin saber bien a qué se iban a dedicar. Nuestra amplia formación nos permite defendernos en un gran abanico de oportunidades en el mundo laboral. Por ello, el arquitecto de ahora lo definiría como una figura que se ha reinventado, que ha sabido adaptarse a los problemas que han ido surgiendo y, una vez más, ha sabido responder ante las necesidades que le ha requerido la sociedad.


  • ¿Cómo afecta a los estudiantes esta situación? No solo en las salidas sino en las propias escuelas, en la educación que reciben.

    La figura del arquitecto en el mundo laboral viene definida y formada en las escuelas. Las escuelas son como el lugar donde nos vamos moldeando y empapándonos de nuevos conocimientos que después nos ayudarán –en mayor o menor medida- a enfrentarnos al mundo profesional. Por lo tanto, el hecho de que la situación fuera de la escuela sea más complicada hace que los estudiantes no se conformen con obtener simplemente un título, sino que les motiva a buscar nuevas oportunidades entre las que destacar. Desde CREARQ intentamos abrir la mente a los estudiantes, queremos que adquieran una visión global de la arquitectura y que sepan elegir por sí solos sin ser guiados siempre por el mismo patrón de la escuela.


  • ¿Se dota a los estudiantes de las herramientas necesarias para afrontar este escenario?

    Claramente no. Los planes de estudio poco han cambiado en estos últimos años (además de la variación en el número de años y el apellido que llevan ahora los títulos) por lo que el hecho de que el escenario haya cambiado no significa que los planes de estudio, la docencia o las escuelas en sí se hayan adaptado a él. Sí es verdad que no se puede generalizar y al final cada escuela ha aportado y aporta las herramientas que puede permitirse para proporcionar al alumno una mejor formación.


  • ¿A qué se enfrenta el arquitecto al salir de la carrera?

    Ahora mismo se enfrenta a un mundo de incertidumbre. Se enfrenta a un escenario abierto a cualquier oportunidad. El arquitecto recién titulado no saber por dónde va a seguir su trayectoria profesional. Vivimos en un momento de cambio, de incertidumbre, donde bien puedes acabar trabajando en un estudio en Japón que redactando normativas en un despacho. El destino del arquitecto ya no es tan claro como hace 20 años, ahora ni siquiera podemos predecir en qué país trabajaremos. Lo positivo de todo esto es que, dado el amplio abanico de oportunidades que se nos presenta, podemos decidir en gran parte cómo queremos que sea nuestro futuro.


  • ¿Qué soluciones propone Crearq?

    CREARQ propone formación. Creemos que no te puedes enfrentar al mundo profesional sin una formación previa y consideramos que muchas veces esta formación no es suficiente con la impartida por las escuelas. Los estudiantes necesitan conocer otras cosas, empaparse de lo que se hace en otras escuelas, en otras ciudades e incluso en otros países. Observar y replantearse absolutamente todo lo que les cuenten. El estudiante de arquitectura debe ser una persona crítica capaz de crearse una opinión propia para poder defender sus propias ideas. CREARQ ayuda a no encerrarnos en las propias escuelas y ser conscientes de que hay vida más allá de las entregas y los exámenes.


  • La arquitectura siempre ha estado ligada al poder, a proyectos faraónicos, pero se viene imponiendo una corriente de ‘arquitectura social’, más pegada a las necesidades de la población ¿esto responde al momento que vivimos o viene para quedarse? ¿Es necesario bajar a la arquitectura de su pedestal para volver a su esencia?

    Esta pregunta está muy relacionada con la de los problemas que se han ido sucediendo en el sector. Pienso que hemos sido esclavos del dinero y nos hemos dejado llevar durante muchos años construyendo sin plantearnos la verdadera necesidad del edificio. Yo soy joven y ahora me toca sufrir esa situación que se ha venido dando durante muchos años. Las corrientes que están surgiendo aparecen como una necesidad ante el cambio, algo que antes o después tenía que llegar. ¿Si vienen para quedarse? Eso dependerá de cómo responda la sociedad y de lo humildes que seamos con ella.


  • ¿Por dónde pasa la rehabilitación de la profesión?

    Ahora mismo abarca todos los campos. Personalmente, creo que hay mucho que arreglar antes de volver a construir. Quizás la respuesta está ahí, en ser crítico con lo que se ha hecho hasta ahora y ser capaces de decidir y actuar en consecuencia satisfaciendo a través de nuestras aptitudes creadoras las necesidades que han ido apareciendo en la sociedad.



****Psst, psst, que dicen que esta newsletter viene con regalo, ¿lo has encontrado? ¡Ponte a buscarlo ya!