De Abajo García

“Las nuevas tecnologías están cambiando la manera de construir y este es uno de nuestros principales intereses al empezar un nuevo proyecto"

Comenzaron a trabajar juntos en el año 2013, cuando ambos disfrutaban de una beca en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Fue entonces cuando empezaron a dar forma a lo que sería RAW, una plataforma de colaboración donde poder aunar intereses comunes con otros arquitectos y personas afines a ellos. A finales de ese mismo año, crearon el estudio profesional //deAbajoGarcía//, un proyecto que respira frescura por los cuatro costados.

  • Os habéis formado en España, Holanda, Japón, Italia, Estados Unidos,… ¿Formarse, tanto académica como profesionalmente, en el extranjero es una ventaja o es lo que se espera en esta era global?

    Ambos estudiamos en la ETSAM en Madrid y durante la carrera disfrutamos de becas de intercambio que nos permitieron conocer otros países y escuelas de arquitectura como TU Delft en Holanda o el IIT en Chicago. Después de finalizar nuestros estudios continuamos formándonos, combinando la investigación y la docencia con la práctica profesional. Nuestra formación en el extranjero ha abarcado experiencias tanto profesionales como académicas. Destacaríamos de éstas la posibilidad de conocer sistemas educativos y formas de trabajo diferentes. Por ello creemos que no es tanto el conocimiento que se adquiere en el extranjero sino las experiencias que te enseñan nuevas maneras de ver el mundo y nuevos sistemas que intentamos poner en práctica en nuestra carrera profesional y docente. Creemos que vivir estas experiencias en el extranjero es sin duda una ventaja, y para nosotros algo buscado voluntariamente. No lo vemos como una obligación o algo que se espera, puesto que hay muchas maneras de alcanzar los objetivos que uno se marca. Independientemente, antes de conocernos y formar el estudio habíamos tomado decisiones personales similares. Motivos de trabajo y de investigación nos llevaron a conocer otras culturas como la japonesa o la italiana y otras formas de trabajo en empresas grandes como Álvaro Siza o Foster and Partners. Todo ello nos aportó un conocimiento que, sin duda, intentamos poner en práctica continuamente en el estudio. Por último, nos conocimos en la Universidad de Columbia, donde aprendimos dentro de la Academia Americana muchas cosas que nos gustaría poder aportar a la Universidad Española. Desde fuera, sobre todo, te das cuenta de que es muy necesario valorar la formación de gran calidad que hemos recibido en nuestro país.

  • ¿Qué aprendisteis y que querríais haber aprendido en vuestro paso por la Escuela?

    Como decíamos, el haber estado fuera nos ha permitido tener una visión distante de la Escuela de Madrid que nos ha hecho valorarla mucho más. Aquí aprendimos ante todo a hacer lo que más nos gusta, que es proyectar. Confiamos en que la formación del arquitecto en España es una formación muy completa, que nos permite entender y pensar las cosas de determinada manera; afrontamos la resolución de cualquier problema o necesidad como una oportunidad para encontrar soluciones creativas, diferentes a las que se pueden esperar en un principio. Es muy importante la base politécnica de la formación del arquitecto en España, es un valor añadido a la formación creativa o teórica. Nuestra experiencia americana también nos enseñó que es muy importante ser capaz de generar consciencia en cuanto a tus intereses personales, tus puntos fuertes y tus debilidades.

  • ¿Cuáles creéis que son las claves para presentarse a un concurso y no morir en el intento (y, si se puede, ganar)?

    No creemos que existan trucos, pero sí es importante saber cuál es tu argumento y mostrarlo de forma clara. Los concursos te dan la oportunidad de avanzar tu postura con respecto a un problema determinado con intensidad. Para tener opciones a ganar un concurso, es obvio que hay que presentarse, esa es la única garantía.

  • ¿A qué referencias acudís a la hora de plantear un proyecto?

    Cada proyecto es diferente a los anteriores y por tanto nos gusta poder empezar desde cero en cada ocasión. Por supuesto siempre existen intereses recurrentes que se repiten o que arrastramos con nosotros. Siempre nos fijamos en el contexto como fuente de información, tanto el físico como el cultural, y procuramos tener los ojos y la mente muy abiertos. Cualquier pequeño detalle puede desencadenar la chispa que te ayuda a proyectar. Para nosotros es muy importante conocer las técnicas y materiales locales y reflexionar sobre su posible aplicación en la actualidad. Del mismo modo, las nuevas tecnologías están cambiando la manera de construir y este es uno de nuestros principales intereses al empezar un nuevo proyecto. Vivimos en un mundo claramente globalizado y es en ese punto, entre el pensamiento global y la acción local, donde creemos que surgen muchas oportunidades para la arquitectura.

  • ¿Cuál debe ser el papel del arquitecto en la sociedad? ¿Cambia con respecto al papel que ha jugado hasta ahora?

    Estamos convencidos de que la arquitectura es algo más que edificios. La ciudad es arquitectura, y echamos en falta una formación común de la sociedad en torno al proceso creativo. Creemos que un papel fundamental del arquitecto en la sociedad es precisamente conseguir ese acercamiento. Por supuesto, lo que podemos aportar como arquitectos es un granito de arena, pero hay que empezar a hacerlo para poder conseguirlo. La arquitectura es para los usuarios, y por ello no solo es importante conseguir resolver sus necesidades sino crear una conciencia colectiva de esas necesidades y de las posibilidades que existen. Nos hemos dado cuenta de que cuando la gente entiende el porqué de las cosas las aprecia mucho más.

  • ¿Qué consejo os gustaría haber recibido antes de abrir vuestro propio estudio?

    Hemos tenido la suerte de haber recibido el consejo y el apoyo de muchas personas que han sido importantes para nosotros durante nuestra formación y como compañeros profesionales. Desde luego, el mejor consejo que te pueden dar antes de lanzarte a emprender algo por tu cuenta es que lo hagas con ilusión, que pienses de forma positiva y trabajes duro para avanzar.