Este mes entrevistamos a Raúl Olivares y Sergio Del Barco, CEO y fundadores de GMT+ Arquitectos

“Los jóvenes arquitectos tenemos la obligación de luchar por una arquitectura más social, racional y sostenible, y no por ello menos original o vanguardista”



  • ¿Cómo fueron vuestros inicios y cuál ha sido la clave del éxito de GMT+?

    Empezamos como cualquier estudiante de arquitectura puede imaginar: cuatro amigos que se juntan para intentar abrirse un hueco de manera independiente en el mundo de la arquitectura. Alquilamos nuestro primer estudio en la plaza de Mostenses, y salimos a la calle en busca de proyectos mientras jugábamos a la lotería desarrollando infinidad de concursos tanto a nivel nacional como internacional. Al final, no todos aguantaron ni mantuvieron las mismas aspiraciones y solo dos de nosotros continuamos con el proyecto.

    La evolución de GMT+ se base en la absoluta confianza en el esfuerzo, trabajo y profesionalidad. Una empresa que lucha por ofrecer el mejor servicio a cada uno de sus clientes pero que tiene claro que la investigación y el desarrollo (I+D) son esenciales para seguir creciendo y ofrecer las últimas tendencias y novedades, tiene asegurado el éxito.

  • ¿Cuáles creéis que son las claves para presentarse a un concurso y no morir en el intento?

    Ilusión y por supuesto, mucha fuerza de voluntad y un amor irracional por la arquitectura. Nosotros hemos desarrollado, en estos 3 años, cerca de 30 concursos y licitaciones, y nunca hemos tirado la toalla. Siempre que podemos introducimos algún concurso dentro de los planes de trabajo de la oficina. Son siempre un experiencia enriquecedora.

  • ¿Qué es lo que más os gusta de vuestra profesión?

    Desde siempre hemos tenido claro que lo que más nos gusta es poder ejecutar nuestros proyectos, que nuestras ideas tomen forma y se construyan. Poder establecer una relación directa con los clientes y construir los proyectos que ellos necesitan.

    Además, nuestro interés por la vivienda, construcción, detalle y adaptación al medio nos ha llevado a desarrollar un servicio en el que ofrecemos al cliente proyectos llave en mano de su vivienda, que abarcan desde el asesoramiento en la compra, diseño y ejecución de la obra hasta el amueblamiento final. Todo bajo una misma empresa que se encarga de gestionar todos estos puntos. De esta forma, podemos desarrollar y ejecutar los proyectos de manera íntegra y absolutamente controlada. Todo está bajo control, y las obras se realizan tal y como se las diseñamos en el estudio.

  • ¿En qué proyectos futuros os gustaría trabajar?

    Actualmente estamos abordando esos proyectos que nos planteábamos como futuros hace tan solo un año, por lo que nuestras prioridad número uno es la consolidación de la estructura formada y mejorar la calidad del servicio prestado. No obstante, el salto de escala sería el siguiente paso que nos gustaría dar, abordando proyectos de mayor envergadura de manera integral, como estamos haciendo actualmente.

  • ¿Cómo evaluáis la situación actual de la arquitectura? ¿Notáis mejoras?

    La situación es bastante compleja y difícil. Creemos que la figura del pequeño estudio de arquitectura tradicional como se ha venido desarrollando hasta ahora, tiende a desaparecer. La sociedad demanda servicios integrales y campos más amplios que los que se estaban ofreciendo hasta ahora. Y por ello, los estudios tienen que reinventarse y ofrecer nuevos servicios mucho más amplios y combinados.

    Realmente hemos notado bastante mejora en este último año, teniendo en cuenta que salimos de la carrera en plena crisis cualquier mínima mejora nos parece un mundo. La gente se anima a construir y se vuelve a valorar la figura del arquitecto.

  • ¿Cuál creéis que es el papel de los jóvenes arquitectos durante los próximos años?

    Quizá, y aunque sea un tema muy trillado, la sostenibilidad y su aplicación en todas las fases del proceso, desde el diseño a la ejecución final, es un tema a tener en cuenta por lo jóvenes arquitectos como nosotros.

    Tenemos la obligación de luchar por una arquitectura más social, racional y sostenible, y no por ello menos original o vanguardista. Estamos seguros de que nuestro papel en los próximos años es conseguir llevar esto a cabo.

  • ¿Qué consejo le daríais a los jóvenes arquitectos?

    Que nunca pierdan la ilusión por la profesión y que luchen por sus sueños. De otra forma, estarán perdidos.