Decálogo del buen viajero

El verano se acerca peligrosamente así que es hora de empezar a organizar las vacaciones que tanto tiempo llevamos esperando. Todo son preparativos: el transporte, el alojamiento, la maleta… Por ello, conviene recordar algunas recomendaciones para evitar imprevistos de última hora. Descubre diez claves que te harán pasar unos días de ensueño:

Planificación. Hay quien considera que no en necesario organizar un viaje con gran antelación. Pero lo que mucha gente no sabe es que si planificas las vacaciones entre dos y cinco meses antes te puedes ahorrar hasta un 20%.

Infórmate de la ciudad que vas a visitar. Viajar informado es viajar más seguro. Busca todos los datos de tu destino: historia, cultura, naturaleza, religión, cocina y hasta alguna expresión amable del turismo local.

Evita comprar los billetes de avión los lunes y viernes. El mejor momento para comprar un billete de avión al mejor precio es el domingo. En concreto, ocho semanas antes si se trata de vuelos nacionales y con 24 semanas de antelación en rutas internacionales.

Comprueba la fecha de caducidad de tu documentación: DNI, pasaporte, visado e incluso el carnet internacional de conducir. Revisa que los documentos no estén caducados y sobre todo infórmate de si necesitas visado. El plazo de concesión depende del país y la tramitación puede demorarse en el tiempo.

Cuidado con llamar o navegar en el extranjero. Si no quieres sufrir un robo en tu factura telefónica, llama a tu compañía antes de salir de viaje e infórmate sobre las tarifas de roaming y las ofertas que más te convengan.

No sin mi tecnología. Hoy en día viajamos con todos los aparatos tecnológicos que tenemos en casa: móvil, cámara de fotos, ordenador, tablet… Revisa concienzudamente si llevas los cargadores o adaptadores para enchufes si no quieres sufrir un ataque de nervios.

Llega con tiempo al aeropuerto. Los tiempos varían en función de si el vuelo es internacional o nacional. Si tu viaje es a un destino internacional, deberás estar como mínimo tres horas antes. Si las vacaciones son en territorio nacional, dos o una hora y media será suficiente.

Llevar dinero del país al que viajas. La opción más económica es hacerlo a través de tu banco, así que no caigas en la trampa de cambiarlo en los aeropuertos. Es la opción más cara, sin duda.

Optimiza el espacio en el equipaje. No hace falta que te lleves todas las maletas de casa. Saber optimizar el espacio es fundamental para ir más ligero y ahorrar dinero, por qué no, en la facturación. Además, recuerda llevar todo lo esencial en tu equipaje de mano por si surgiera algún imprevisto con el equipaje facturado.

Viaja seguro. Vayas a donde vayas, viaja con un seguro adaptado a tus necesidades y no te preocupes por nada. Así estarás cubierto ante posibles demoras en el transporte, cancelaciones o pérdidas de equipaje y todo ello con la tranquilidad de contar con un seguro de viajes de hna correduría, con servicio de atención telefónica las 24 horas del día en 20 países del mundo.