Este mes entrevistamos a Pablo Miguel De Souza

“Los arquitectos deben ser impulsores de proyectos sostenibles y de soluciones que mejoren las condiciones de habitabilidad de los ciudadanos”

  • ¿Cómo es el perfil del estudiante que estudia Arquitectura?

    Es una persona activa, creativa, curiosa, trabajadora, viajera y lectora, con ganas de aprender y emprender, con ilusión por desarrollar su carrera y formarse, que le gusta trabajar en equipo para desarrollar sus talentos, tanto desde la dimensión artística como desde la vertiente técnica de la creación arquitectónica.

  • ¿Ha cambiado este perfil en los últimos años?

    Hemos evolucionado desde estudiantes con una formación universitaria ya realizada y profesionales en activo que quieren ampliar estudios, a estudiantes que vienen directamente del bachiller y que nos eligen como primera opción para su formación universitaria.

  • ¿Cómo son los estudios de Arquitectura en una sociedad que ha sufrido una paralización de la construcción durante casi una década?

    La formación en Arquitectura debe ser práctica, vinculada con el mundo profesional, abierta a un mundo globalizado, que favorezca y desarrolle la innovación y la mejora continua de la profesión. Además debe ser integradora de las múltiples facetas del arquitecto, desde la faceta artística a la humanista y la técnica.

  • ¿Qué lecciones ha aprendido como docente y arquitecto de la crisis del ladrillo?

    La sociedad debe participar más en las decisiones políticas y económicas, exigiendo transparencia y equilibrio en los presupuestos de las Administraciones. La arquitectura es una profesión con una formación muy profunda en aspectos urbanísticos y legales que no han sido muy explorados por los propios arquitectos. Se requieren más arquitectos en la Administración y en la política que puedan velar por la mejora de la planificación urbanística, ayudando a optimizar la legislación actual del suelo y del territorio.

  • ¿Cómo creen que tienen que ser los arquitectos del presente y, sobre todo, del futuro?

    Profesionales concienciados con su entorno y con la sociedad, partícipes de las decisiones que se toman en torno al ordenamiento urbanístico. Líderes creativos y comunicativos, transformadores e impulsores de proyectos sostenibles y de soluciones que ayuden a mejorar las condiciones de habitabilidad de los ciudadanos.

  • Canarias es un territorio especial, frágil. Está claro que se han cometido muchos excesos urbanísticos, ¿cree que la próxima generación de arquitectos lo entenderá así y hará las cosas de manera diferente?

    Así lo creo. El ejercicio de la profesión de Arquitectura debe regirse por criterios sostenibles, no porque esta palabra parezca ser una moda, sino por una verdadera necesidad. Los recursos limitados del planeta y el cambio climático que ya estamos sufriendo, con el incremento de las temperaturas globales, escasez de lluvias y aumento del nivel del mar y de los fenómenos meteorológicos extremos, obliga a las escuelas de Arquitectura a investigar para cambiar nuestro modelo de crecimiento, adaptándolo al contexto actual de falta de recursos hídricos, la necesidad de mejor control climático y atmosférico de los espacios habitables y de reducción del consumo eléctrico.

  • Como profesor, ¿cómo ‘desmonta’ esa especie de apatía estudiantil que les lleva a pensar que estudian Arquitectura para ir al paro?

    La ilusión y motivación del estudiante se logra ofreciéndoles una formación práctica vinculada con el mundo profesional donde los estudiantes puedan descubrir y participar de las múltiples salidas que tiene la profesión, tanto nacional como internacionalmente.

  • ¿Qué nuevas salidas cree que tiene un arquitecto recién licenciado?

    En la Escuela de Arquitectura apostamos por potenciar cuatro grandes aspectos de la profesión. El primero está relacionado con la edificación sostenible y todo lo que tiene que ver con viviendas pasivas y de consumo casi nulo, tanto en condiciones extremas de frío como de calor, el uso de materiales no tóxicos y reciclables o el control de la huella de carbono en las construcciones, etc. En segundo lugar, queremos potenciar nuevos modelos de proyectos de espacios y edificaciones turísticas. El tercer aspecto de la profesión en el que hacemos hincapié es en la planificación urbana en países en vías de desarrollo con una mirada especial hacia África y América y el cuarto aspecto es el trabajo en regiones especializadas en turismo de calidad.

  • Para finalizar la entrevista, ¿qué tres consejos le daría a un recién licenciado que quiere abrir su propio estudio de Arquitectura?

    Primero, que trate de integrar profesionales de otras ramas, tanto del diseño, la comunicación, como de la ingeniería, ya que el trabajo en equipo enriquece las propuestas arquitectónicas. Segundo, que trate de ofrecer un producto y un servicio sostenible y de calidad y, finalmente, que se asesore en la demarcación de su Colegio Oficial sobre los derechos y obligaciones fiscales de un colegiado, sobre las responsabilidades civiles de la profesión y sobre los cursos que ofrece para su formación permanente.