Superpoderes que todo arquitecto autónomo debe tener

Vale… lo reconocemos. Quizás hemos exagerado un poco con lo de superpoderes, pero es que, tal y como está el panorama actual, lanzarse a la aventura de emprender un negocio a veces es cosa de superhéroes. Por eso, hoy queremos hacer la ola a todos aquellos estudiantes que terminan su carrera de Arquitectura y tiene muy claro que quieren montárselo por su cuenta y ser sus propios jefes.

No obstante, ¿qué superpoderes o cualidades te aconsejamos trabajar en esta nueva faceta de tu carrera profesional como autónomo o freelance? Te mostramos cinco de las más importantes, no porque te lo digamos nosotros, sino porque algunos de los arquitectos más influyentes del mundo así lo estiman. Aquí van algunas de las frases que lo demuestran.

Perseverancia

“Realmente hay que tomarse muy en serio los sueños”. (Tadao Ando, arquitecto japonés).

Seguramente tienes el sueño de abrir un estudio de arquitectura. No te descubrimos nada si te decimos que cumplir ese deseo y mantenerlo en el tiempo requerirá grandes dosis de trabajo, constancia y perseverancia. Tu idea requerirá objetivos a corto, medio y largo plazo. Son precisamente los últimos los que deben mantenerte en esa carrera de fondo que supone tener tu propio negocio.

Empatía

“El diálogo entre cliente y arquitecto es tan íntimo como cualquier otra conversación que puedas tener, porque cuando hablas sobre construir una casa, hablas sobre sueños”. (Robert Arthur Morton Stern, arquitecto estadounidense).

Si no entiendes bien lo que quiere tu cliente o tiendes a querer imponer tu criterio, posiblemente tendrás problemas para conseguir trabajos. En realidad, tienes que poner el mismo cariño en hacer algo como tu cliente ha puesto solo en pensarlo. Y si te piden cosas materialmente imposibles, sigue echando mano de la empatía y la asertividad.

Excelencia

“Es muy sencillo ser diferente, pero muy difícil ser el mejor”. (Jonathan Ive, diseñador británico)

Entre los emprendedores se habla mucho de aportar diferencias con respecto a los competidores, aunque quizás a lo que realmente tienes que aspirar cada día es a ser el mejor en lo que haces. Esa es, sin duda, una diferencia definitiva. Lo consigas o no, tratar de llegar a la excelencia ya te coloca en una muy buena senda.

Pensar fuera de la caja (Think out of the box)

“No hay razón para no probar algo nuevo solo porque nadie lo haya intentado antes”. (Antonio Gaudí, arquitecto español)

Atrévete a dar soluciones no convencionales, a pensar en nuevas perspectivas y a dejar de catalogar las ideas entre correctas o asumibles e incorrectas o disparatadas. Pensar fuera de la caja puede ser un buen ejercicio cuando sientes que tu trabajo se está de alguna manera ‘funcionarizando’ de tal manera que pierdes frescura y creatividad.

Autoconfianza

“Debes aceptar como arquitecto ser expuesto a las críticas. La arquitectura no debe confiar en la plena armonía”. (Renzo Piano, arquitecto italiano).

La palabra autoconfianza no tiene nada que ver con la soberbia, sino la capacidad de creer en uno mismo y defender con argumentos nuestros proyectos. La Arquitectura está hecha para el disfrute de todos y, por tanto, también para la crítica. Sin embargo, recuerda siempre que una mala crítica no tiene por qué ser sinónimo de un mal trabajo.

Si crees que reúnes estos cinco superpoderes, enhorabuena, porque tienes buena parte del camino hecho para emprender tu propio negocio. No olvides, además, que desde hna podemos ayudarte en la toma de decisiones estratégicas y servirte de guía con los trámites oficiales necesarios para que comiences a trabajar y, por supuesto, triunfar.