Nuevas vías de financiación para emprender

Emprender no resulta sencillo, pero si le añadimos la dificultad de encontrar financiación, puede convertirse en un proceso de elevada complejidad. Una de las claves para que tu proyecto tenga éxito es conocer las opciones de financiación que mejor encajan con tu idea y objetivos, y posteriormente ajustarlas a tus intereses. No solo cuentas con la opción de pedir préstamos y subvenciones a bancos y cajas de ahorro, sino que a día de hoy existe un amplio abanico de posibilidades para conseguir el dinero necesario y dar el salto en tu aventura empresarial. Estas son algunas de las alternativas que posibilitan que ideas empresariales con mucho potencial vean la luz:

  • Crowdfunding: es un método de financiación basado en espacios de confluencia entre personas, con creativos proyectos, e inversores. Las plataformas de crowdfunding permiten realizar inversiones colectivas para que los emprendedores puedan iniciar su andadura empresarial a cambio de algo, normalmente, simbólico.

  • Playfunding: consiste en una forma de micromecenazgo donde los emprendedores ganan financiación a través de anuncios publicitarios. Es decir, los emprendedores suben su proyecto a la web de la plataforma y allí esperan a que un anunciante invierta en su iniciativa insertando un spot publicitario. Para conseguir la financiación, se necesita un número mínimo de visualizaciones en el spot, que se conseguirá a través del número de plays realizados por los usuarios.

  • Business Angels: se trata de inversores particulares que aportan capital a empresas en fase de desarrollo, expansión o crecimiento. Sin embargo, su labor no queda ahí, también pueden colaborar con su experiencia y su red de contactos, muy necesaria para los inicios de cualquier emprendedor. Normalmente a cambio de su ayuda y aportación monetaria, reciben una participación en el capital societario. De esta forma, si la empresa genera beneficios, el inversor puede ir recuperando su dinero.

  • P2P: los préstamos P2P (peer to peer) se llevan normalmente a cabo a través de plataformas que ponen en contacto a inversores con emprendedores. Estas plataformas son las intermediarias que gestionan y definen las condiciones de los préstamos. A diferencia del cowdfunding, en estos casos la financiación es cosa de una sola persona y no de aportaciones colectivas.

  • Bartering: si bien es cierto que no es un método de financiación directo, ayuda a reducir costes a las empresas. Consiste en el intercambio de productos o servicios a modo de truque entre dos o más empresas.