Construye y diseña de manera sostenible

El desarrollo sostenible busca el progreso bajo el compromiso futuro de que no se perjudique la calidad de vida de los ciudadanos ni el medioambiente. Para ello, hay que tener en cuenta una serie de pautas e indicadores que midan y analicen el impacto de diseñar y construir de forma sostenible sobre el sistema económico, social y ecológico de una ciudad. Además, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones durante el proceso arquitectónico:

Es esencial que brote funcionalidad en la edificación. Tiene que ser accesible, duradera y que garantice un confort saludable para los usuarios. Pero además, la construcción debe estar comprometida y estéticamente integrada con el entorno que le rodea, tanto con el medioambiente como con la cultura y el patrimonio local.

Por tanto, es primordial tener un comportamiento eficiente con los recursos disponibles, los materiales utilizados y los residuos generaros. Teniendo todos estos factores en cuenta, podremos ser competitivos económicamente y realizar el ciclo completo de vida del edificio, desde su construcción, mantenimiento y reventa hasta el fin de su vida.

A día de hoy existen distintos tipos de certificados que nos permiten saber cómo de sostenible es nuestro edificio. Entre ellos, podemos destacar el sistema de certificación BREEAM, que evalúa las nuevas edificaciones de uso comercial y residencial.

Este indicador de evaluación y certificación se organiza en base a cuatro objetivos principales: disminuir los impactos del urbanismo; determinar los proyectos según sus beneficios ambientales, sociales y económicos; indicar una etiqueta creíble sostenible y garantizar el desarrollo efectivo de Smart cities.

Además, fomentar este tipo de construcción y certificación, repercute de manera significativa en beneficios de rentabilidad no solo para el que construye, sino también para quien mantiene el edificio.