Este mes entrevistamos a… Crystalzoo

“Ser respetuoso con la tradición es sostenibilidad; platear la reutilización de recursos, el reciclaje arquitectónico, el trabajar con los medios y materiales de la zona también es sostenibilidad”

Foto: David Frutos

  • ¿Qué ha supuesto para ustedes ganar el prestigioso premio internacional de Arquitectura y Diseño Archiizer+Awards como ‘Mejor Edificio Público del año’?

    Para CrystalZoo, el obtener el premio Achitizer ha supuesto un respaldo de la crítica de arquitectura al trabajo que desde hace años venimos realizando en el despacho. En un momento como el actual, que este premio recaiga en un pequeño despacho de la periferia y a un edificio modesto, pero cívico, supone un premio a la Arquitectura escrita con mayúsculas que muchos tratamos de desarrollar en España.

  • ¿Creen que el edificio debe hablar del arquitecto que lo ha diseñado?

    No, creemos que debe hablar de sus usuarios, de la gente que lo habita. Los que diseñamos los edificios tenemos la dura tarea de llegar a empatizar con ellos, ya sea mediante procesos participativos o de alguna forma que te lleve a plantearte el mejor proyecto que los usuarios puedan utilizar.

  • Su arquitectura se basa en edificios de bajo coste para aunar la calidad con la ciudadanía, ¿es este su rasgo distintivo?

    Vivimos el tiempo que nos toca y en cada momento, en cada situación, planteamos sacar el máximo rendimiento de los recursos de cada población. En la actualidad debemos ceñirnos a una arquitectura mucho más austera, lo cual no implica que deba ser de baja calidad o de escaso diseño. Hay que ser optimistas y, por eso, nos gusta que nuestros edificios lo reflejen y esto, sin duda, no tiene que estar ligado a un incremento económico.

  • ¿Cómo es de importante para ustedes la sostenibilidad y el respeto por la cultura y el entorno en sus construcciones?

    La sostenibilidad es una palabra de moda que está siendo excesivamente utilizada. Ser respetuoso con la tradición es sostenibilidad; platear la reutilización de recursos, el reciclaje arquitectónico, el trabajar con los medios y materiales de la zona y el conocimiento de la arquitectura vernácula como fuente de una arquitectura medioambiental también es sostenibilidad. Nosotros apostamos por todo ello. Forma parte del ADN de nuestros proyectos, pensar en el pasado para poder plantear un mejor futuro.

  • ¿Qué visión tienen de la situación actual de la arquitectura y qué deberíamos esperar?

    La situación actual es complicada, no vamos a negarlo y esto nos afecta a todos, pero este momento de crisis ha servido para pasar del despilfarro a la imaginación. Se ha abierto el campo a la ciudadanía y al medioambiente, en el que estamos volviendo a poner en relación la arquitectura con la ciudad, ese organismo vivo en movimiento constante del que, al igual que la naturaleza, tenemos tanto que aprender.

  • ¿Cuál es el mejor consejo que han recibido y cuál le darían a los jóvenes arquitectos?

    Que sean optimistas y que no se desanimen. Que luchen por sus ideales sin perder su mirada crítica y, sobre todo, que lleven siempre la verdad por delante, la honestidad es un intangible de valor incalculable.