¿Y si no se necesitara electricidad para iluminar las ciudades?

¿Te imaginas poder iluminar la fachada de un edificio o espacio público sin necesidad de utilizar energía lumínica? Ahora es posible gracias a la startup francesa Glowee. La empresa ha desarrollado un sistema de iluminación innovador y revolucionario basado en la utilización de bacterias modificadas genéticamente e inofensivas para el ser humano.

El objetivo de la empresa es proporcionar luz a las ciudades, pero sin recurrir a infraestructuras que requieran instalaciones o electricidad para operar. Un paso más, sin duda, hacia el desarrollo de ciudades inteligentes, orientadas hacia el respeto y la gestión prudente de los recursos naturales.

Además, la startup pretende replantear la forma de producir y consumir la luz, proporcionando un sistema de iluminación que reduce la contaminación lumínica y las emisiones de CO2.

Durante el proceso, las bacterias reciben un gen de luminiscencia de los calamares para después ser cultivadas en una solución con nutrientes y azúcar para multiplicarse y obtener luz. El resultado: una iluminación más fría y suave.

El único inconveniente es que la vida útil del sistema es, por ahora, solo de tres horas. No obstante, el proyecto se encuentra en fase de desarrollo y se espera que para el 2018 se pueda utilizar este tipo de iluminación en edificios y espacios públicos.

Para hacer uso de este sistema, los edificios, públicos o privados, pagarán una tasa de suscripción para que la iluminación sea renovada cada vez que las bacterias dejen emitir luz.