París. Arquitectura moderna alrededor del Sena

París es una ciudad inagotable, llena de cultura, arte y arquitectura de todas las épocas. La historia de Europa concentrada en una ciudad. Sin embargo, cuando uno la visita por primera vez es difícil abarcarlo todo y suele centrarse en lo más clásico, dejando a un lado construcciones más modernas que, para cualquiera que disfrute con la arquitectura, debería ser visita obligatoria. Te contamos cuáles son.

Parc de la Villette

Es uno de los parques más grandes de la ciudad. Su diseño corrió a cargo de Bernard Tschumi y se inauguró en 1982, después de que el gobierno de François Mitterand abriese un concurso internacional para rehabilitar el viejo matadero y mercado de ganado de la ciudad. El espacio huye del clásico parque parisino y ofrece un gran espacio urbano en el que destacan varios edificios: la Ciudad de las ciencias y la industria, el teatro Zénith, el Hall de Bueyes, la Cité de la Musique y la Géode, una gran esfera de cristal que alberga una sala de proyecciones.

Biblioteca Nacional de Francia

En la orilla del Sena, en la zona este de la ciudad, se encuentran las cuatro torres de la Biblioteca Nacional, inaugurada en 1995 para ser la biblioteca más moderna del mundo. El arquitecto Dominique Perrault creó una gran plaza delimitada en sus esquinas por las torres, que se doblan en forma de diedro, como un libro abierto. En ellas están los depósitos de libros, mientras que los espacios públicos, como salas de lectura y auditorios, se ubican por debajo y a los costados de la plaza.

Arche de la Défense

Sus 110 metros de altura fueron construidos por el arquitecto danés Otto von Spreckelsen para completar el distrito financiero de la ciudad. El arco, de acero y vidrio, prolonga el eje histórico de 8 km que comienza en el Museo del Louvre y continúa en los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo, creando además un espejo moderno con este último, con el que está alineado. Su inauguración coincidió con el segundo centenario de la Revolución Francesa, en 1989.

Centre Georges Pompidou

Unos entonces desconocidos Renzo Piano y Richard Rogers levantaron, en 1977, este centro cultural high tech, totalmente distinto a lo construido hasta entonces. Les llovieron todo tipo de críticas por parte de los parisinos, que no veían belleza alguna en el edificio metálico que se levanta en Les Halles. Hoy es un icono de la ciudad.

Instituto del Mundo Árabe

Construido en 1987, a partir del diseño de Jean Nouvel, para alojar un centro para el conocimiento de la cultura árabe y su intercambio con la francesa. El edificio, sobrio, cuenta con una fachada inspirada en la arquitectura islámica con celosías mecánicas que se adaptan a las necesidades de luz del interior a partir de células fotovoltaicas.

Fundación Louis Vuitton

Concebida para fomentar la cultura y el arte a través de exposiciones, eventos musicales y conferencias, se inauguró, tras fuertes polémicas, en 2014. El edificio, de más de 40 metros de alto por 150 de largo, fue diseñado por Frank Gehry, que se inspiró en la arquitectura parisina del siglo XIX para crear los paneles de vidrio que cubren su estructura de titanio y que asemejan las velas de un barco, dando sensación de ligereza.

Pirámide Museo del Louvre

Una de las fotografías básicas de París es la pirámide de acceso al Museo del Louvre. Amada y odiada a partes iguales desde su inauguración en 1989, fue diseñada por el arquitecto estadounidense de origen chino Leoh Ming Pei, que reestructuró el museo entre 1981 y 1983. La estructura de acero y vidrio, de 22 metros de altura y 35 de lado, se integra perfectamente en el enclave clásico que la rodea.