Seguro de vida


Los seguros de vida de hna están ideados para garantizar los ingresos de la persona asegurada y de su familia en caso de un imprevisto como la invalidez (parcial o permanente) o el fallecimiento, asegurando un sustento económico en momentos difíciles. Cuentas con cuatro modalidades para garantizar tu tranquilidad y proteger la estabilidad de tu entorno familiar.


seguro de vida


Fallecimiento

En caso de fallecimiento del asegurado, las personas elegidas por éste, los beneficiarios, recibirán una indemnización previamente establecida según el capital contratado.

Fallecimiento por accidente

Si el fallecimiento se produce por un accidente, los beneficiarios recibirán la indemnización correspondiente al fallecimiento multiplicada por dos.

Fallecimiento por accidente de circulación

Si el fallecimiento se produce por un accidente de circulación, los beneficiarios recibirán la indemnización correspondiente al fallecimiento multiplicada por tres.

Invalidez parcial

En caso de invalidez parcial podrás obtener un anticipo de hasta el 70% del capital contratado, con independencia de la causa que produzca la invalidez.

Incapacidad permanente absoluta

En caso de incapacidad permanente absoluta obtendrás el 100% del capital contratado, con independencia de la causa que produzca la incapacidad.

Invalidez permanente absoluta por accidente de circulación

Si la invalidez permanente absoluta se produce por un accidente de circulación, el asegurado recibirá la indemnización correspondiente a la invalidez permanente absoluta multiplicada por tres.

Segunda opinión médica internacional

Dispondrás de segunda opinión médica sobre el diagnóstico en los más prestigiosos centros médicos a escala internacional.

Enfermedades graves

En caso de enfermedad grave tendrás la opción de obtener anticipadamente el 50% del capital contratado para hacer frente a los gastos derivados del imprevisto para que solo tengas que preocuparte de tu recuperación. Este servicio cubre las siguientes enfermedades graves: cáncer, enfermedades cardiovasculares, trasplantes de órganos, enfermedades neurológicas y neuroquirúrgicas (incluyendo accidentes cerebrovasculares), insuficiencia renal crónica, enfermedad idiopática de Parkinson (parálisis agitans), enfermedad de Alzheimer y esclerosis múltiple.

Servicio de asistencia jurídica

En caso de siniestro a consecuencia del fallecimiento o la incapacidad permanente, contarás tú y/o tu familia con un servicio de orientación, gestión o asesoramiento. Asimismo, a través de asesoramiento jurídico-telefónico contarás con servicio de información, orientación y asesoramiento verbal en materia de sucesiones, pensiones, contratos de arrendamiento o reclamación a terceros, entre otros.



¿Por qué debo contratar un seguro de vida?

Un seguro de vida procura una tranquilidad para ti y los tuyos, ya que en caso de fallecimiento, tu familia, o el beneficiario que tú desees, quedarán cubiertos.


¿Qué importe de capital asegurado debo contratar?

No existe una pauta concreta. Debes reflexionar sobre qué necesidades son las que quieres dejar cubiertas y durante cuánto tiempo, tanto en caso de invalidez como fallecimiento.


¿Cómo se calcula la prima de mi seguro?

El cálculo de la prima se establecerá principalmente en función del capital asegurado y tu edad.


¿Puedo modificar el capital asegurado de mi seguro de vida?

Podrás modificar el capital asegurado cuando lo desees, comunicándolo y cumpliendo las normas de contratación que establezca la compañía.


¿Conviene que mis beneficiarios conozcan la existencia de mi seguro?

Sí, es recomendable que todos los beneficiarios estén informados acerca de la existencia de un seguro de vida, de las modificaciones que se produzcan en la póliza y de dónde se guarda la documentación.


¿Puedo cambiar mis beneficiarios en cualquier momento?

En cualquier momento podrás modificar la designación de beneficiarios mediante escrito dirigido a hna.


¿Puedo tener más de un seguro de vida?

No hay ningún impedimento para tener dos o más pólizas de vida contratadas al mismo tiempo, siempre que tengas en cuenta el límite asegurable que se establece por legislación.