Películas para emprendedores

Se puede aprender sin ser en los libros; el cine es una de las vías de conocimiento más amenas y gratificantes que hay. En el camino del emprendedor puede haber dificultades y momentos bajos, pero puede que otros (ya sean personas reales o de ficción) ya pasaran por ello y se puede poner en práctica lo visto, o al menos cogerlo como inspiración. Esta es una lista de películas para coger fuerza y perseguir esa idea que ronda tu cabeza sin descanso.

  • La Red Social (David Fincher, 2010): El nacimiento de Facebook y la vida empresarial (y personal) de su fundador, Mark Zuckerberg. La película narra el éxito de lo que comenzó siendo una pequeña plataforma creada por despecho, sin ocultar los puntos más oscuros de la historia y el personaje. Ya lo dice el cartel de la película: No haces 500 millones de amigos sin ganarte algunos enemigos. En cualquier caso, da las claves del éxito de una startup.


  • Los piratas de Silicon Valley (Martin Burke, 1999): Un relato de los primeros días del centro de la tecnología mundial, cuando Steve Jobs y Bill Gates eran unos chavales con ganas a punto de cambiar la historia. La rivalidad entre Apple y Microsoft es el centro del argumento y lo que mueve a los protagonistas a superarse y superar a la competencia. Un claro ejemplo de cómo potenciar los puntos fuertes de tu empresa para luchar en un entorno hostil y lograr la excelencia.


  • En busca de la felicidad (Gabriele Muccino, 2006): Una historia de superación personal protagonizada por Will Smith, que fue nominado al Oscar a mejor actor. Está basada en la historia real de Chris Gardner, un vendedor brillante pero con graves problemas económicos que consigue hacer unas prácticas en una prestigiosa correduría de bolsa y dar un giro de 180 grados a su vida y la de su hijo. Una excelente lección de lucha diaria y sacrificio con la que motivarse.


  • El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013): Salvando todas las ilegalidades y excesos de los personajes de la película, la historia de Jordan Belfort es la de un triunfador, alguien que se sobrepone a todo y al que su ambición le hace llegar donde quiere, siendo además líder de un equipo unido y motivado. Por otro lado, la caída en desgracia del protagonista demuestra que ciertas prácticas y desmanes no son lo ideal si uno quiere perpetuar su buena estrella.


  • Jerry Maguire (Cameron Crowe, 1996): Jerry Maguire es un manager deportivo que, en una crisis de conciencia, deja su trabajo y tiene que empezar de cero con las únicas lealtades de un jugador de fútbol americano de segunda, su único cliente, y su secretaria. Jerry nos enseñó que tirarse al vacío por una idea, un sueño, unos principios, vale la pena.


  • Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994): Forrest Gump vive en un pueblo en Estados Unidos y padece un leve retraso mental y motor, lo que no le impide ser testigo privilegiado de muchos de los hitos de la historia de los Estados Unidos en el siglo XX. Paralelamente, discurre su vida personal, el colegio, la guerra, el amor, la amistad… Dos frases que ya son clásicos del cine: “Tonto es el que hace tonterías” y “Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes qué te va a tocar”. Y una lección: Si quieres, puedes (o al menos inténtalo).


  • Office space (Mike Judge, 1999): Una sátira sobre el trabajo en una compañía de software a finales de los ’90, centrado en un grupo de empleados que no soporta ni su trabajo ni a su jefe y deciden rebelarse contra él. Un empujoncito para el que no se decide a dejar el sueldo fijo de su rutinaria oficina por miedo a fracasar.


  • Startup.com (Chris Hegedus, Jehane Noujaim, 2001): Documental sobre el auge y estallido de la burbuja puntocom a través de la creación, vida y caída de la empresa govWorks.com, creada por dos jóvenes empresarios que, como otras 500 compañías, tuvieron que echar el cierre tras el crack del mercado tecnológico en el año 2000. La búsqueda de financiación, el egoísmo, la frustración y la caída. En vivo y en directo. De todo se aprende.