Qué incluir en tu carta de presentación

A la hora de redactar tu carta de presentación puedes cometer errores que te descarten como candidato. Recuerda que es la primera imagen que el reclutador va a tener de ti, por eso hay que tener especial cuidado en qué contenido incluir y qué estructura utilizar.

Antes de nada, debes analizar los requisitos de la oferta de trabajo. Aprovecha para incluir información que no está en tu CV y destácalos. Es una oportunidad perfecta para mostrar tu lado más personal.

Señala cómo has encontrado la oferta y explica por qué crees que el puesto encaja contigo y con tus logros profesionales. Sobre todo, céntrate en sus necesidades y no en las tuyas. Demuéstrales que has invertido tiempo en conocer a la empresa, les gustará.

La carta de presentación debe ser breve, no más de una página, y única para esa oferta. El primer y el último párrafo son los más importantes. Preséntate, no te conocen, y demuestra que tienes especial interés por realizar una entrevista personal. Despídete de forma cordial, agradéceles el tiempo que hayan invertido e indícales que te mantendrás a la espera de una respuesta. Cuidado, no lo adornes demasiado, puede resultar cargante.

Utiliza un lenguaje formal, directo y respetuoso. Y sobre todo, cuida las faltas de ortografía. Si tu sector mantiene una jerga propia, utilízala. Ayudará a demostrar que sabes de lo que hablas.

No te olvides de adjuntar tu CV, la carta de presentación te diferenciará del resto de candidatos, pero el curriculum es esencial para el proceso de elección.