Cómo destacar tus aptitudes en el curriculum

De nada sirve un curriculum con un diseño original si no sabes destacar uno de los puntos más importantes: tus aptitudes y competencias. Saber explicar y presentar de forma relevante y concisa las funciones que has desarrollado en tus antiguos empleos es clave si quieres presentar un perfil competitivo.

Para ello, lo primero que tienes que hacer es adaptar las tareas que has desarrollado durante toda tu trayectoria profesional con las necesidades del puesto al que quieres aplicar. Dependiendo de la oferta, alguna de ellas cobrará mayor relevancia que el resto.

Es clave, por tanto, que sepas qué es lo que busca la empresa para así destacar las características que te hacen diferentes del resto de candidatos o las que resultan imprescindibles para desarrollar dicho trabajo.

Esto no quiere decir que copies cada uno de los requisitos que salen enumerados en la oferta publicada por la empresa, sino que refuerces las competencias de tu curriculum.

Empieza por las más básicas, pero profundiza en las que tengan mayor complejidad y requieren de una formación específica. Ordénalas para que todo tenga sentido y coherencia, con la información justa, sin excederte en la explicación para que se entienda y, sobre todo, se conciso.

No olvides incluir tus logros. Añade valor a tu curriculum y reafirma todo lo definido anteriormente. Por el contrario, resta importancia a las tareas rutinarias, demasiado básicas o las que has desarrollado hace tiempo o de forma esporádica.

El curriculum es tu carta de presentación. Asegúrate de cuidar la presentación, redacción y diseño. Todo cuenta.