asegura tu estudio de arquitectura

Seguro para tu estudio de arquitectura

DESDE 172€

Los arquitectos autónomos que desarrollan la profesión en un estudio de Arquitectura necesitan especial protección ante siniestros que pueden llegar a tener un coste elevado. hna Correduría dispone de seguros adaptados a tu negocio. Puedes elegir el que más se ajusta a tu empresa con coberturas como protección de equipos informáticos y maquinaria, servicio de asistencia 24 horas, garantía de reparación inmediata para que no se vea afectada la continuidad de tu actividad profesional, etc.




Indemnización diaria por paralización de la actividad

Indemnización diaria en caso de paralización total o parcial de la actividad por daños materiales y robo.

Desalojamiento forzoso

Cubre el coste de un alojamiento provisional y del traslado de los bienes asegurados en caso de inhabitabilidad provisional del estudio por las consecuencias de un siniestro.

Asistencia informática y recuperación de datos informáticos

Ayuda técnica relacionada con los equipos informáticos, su configuración o la recuperación de datos de discos duros o memorias.

Servicio de asistencia 24 horas

Garantía de reparación inmediata para que no se vea afectada la continuidad de la actividad empresarial.

Asesoramiento y protección jurídica

Asesoramiento jurídico telefónico y, en caso necesario, la protección del ejercicio de tus derechos como asegurado.


Servicio personalizado

En hna Correduría cuentas con asesores personales que te atenderán de forma exclusiva siempre que lo necesites.

Gestión de los siniestros

Los técnicos de hna Correduría te orientarán y se encargarán de realizar el seguimiento para la resolución del siniestro.

Flexibilidad

Tienes a tu disposición los mejores seguros, siempre con las coberturas que se adaptan a tus necesidades.






¿Por qué debo contratar una póliza para mi estudio?

Para eliminar los riesgos que cada día afronta tu negocio, pequeño o mediano: robo y expoliación, pérdida de beneficios, rotura de maquinaria y equipos electrónicos, daños estéticos, rotura de cristales y rótulos o avería en todo tipo de maquinaria, incluidos ordenadores y demás equipos informáticos.


¿Qué cubre este tipo de seguro?

Dependiendo de la compañía con la que contrates podrás encontrarte con garantías de todo tipo. Estas son las más comunes:
Daños por agua, daños producidos por fenómenos externos, incendio, explosión y caída de rayo, rotura de cristales, desalojamiento forzoso, reposición de archivos, pérdida de beneficios/paralización de la actividad; robo, expoliación y hurto, daños estéticos, responsabilidad civil de explotación, responsabilidad civil patronal y responsabilidad rivil de productos, trabajos terminados y servicios prestados.


¿Qué se entiende por continente?

Es el valor de construcción del local vacío, es decir, lo que costaría volver a poner en su sitio paredes, techos, suelos o instalaciones después de un siniestro muy grave como un incendio o una inundación.


¿Por qué debo proteger el continente de mi estudio?

Porque si ocurriese un siniestro en tu local que afectase a las paredes, el tejado o el parquet, tendrías que asumir un coste muy elevado para repararlo. Por eso, contratar un seguro para tu negocio que incluya la cobertura de continente te resultará muy tranquilizador.


¿Y por contenido?

Es el conjunto de todos aquellos bienes muebles y enseres que están situados dentro de la local de negocio como muebles, maquinaria, material de oficina de todo tipo, archivos físicos, etc.


¿Es obligatorio que contrate este tipo de seguros?

Solo es obligatorio que contrates este tipo de seguro en el caso de que, para comprar el local donde se ubique tu negocio, solicites una hipoteca (cláusula hipotecaria).


¿Tienes dudas?