Edificio de control de la central solar Kalyon Energy, en Turquía

Kalyon Energy, Arquitectura, central solar, Turquía

Edificio de control de la central solar Kalyon Energy. Karapınar, Turquía.
Arquitectos: Bilgin Architects
Fotografía: Egemen Karakaya

El edificio está ubicado en Karapınar, la única región de Turquía con un clima desértico. Una superficie de 20 kilómetros cuadrados en esta región, que se ha vuelto inadecuada para la agricultura pero que debido a su clima desértico tiene un importante potencial energético, está designada como zona de especialización energética. La empresa Kalyon Energy ha establecido una planta de energía solar en esta región con capacidad para ser la planta de energía solar más grande de Europa. La operación de la planta se gestiona a través del Edificio de Control Central.

Una de las funciones principales del edificio es proporcionar una infraestructura tecnológica para el control de la planta. Más allá de proporcionar esta infraestructura, el edificio se considera una interfaz que representa tecnologías energéticas sostenibles.

Las fachadas del edificio están proyectadas no sólo como un elemento arquitectónico sino también como parte de la tierra e incluso del cielo. Gracias a los altos niveles de reflectancia de las fachadas, el edificio se integra con la geografía que habita.

La fachada, formada por dos capas, está proyectada para minimizar la radiación que incide sobre la fachada principal. Esta fachada secundaria, que evita altas exposiciones al calor durante la mayor parte del año, está formada por 7.200 paneles de acero inoxidable en cuatro niveles diferentes de transparencia.

Debido a su superficie reflectante, el material cambia de color, proporcionando una experiencia cinética pasiva en una variedad de condiciones de iluminación a lo largo del día. En los días nublados, los límites de la fachada se vuelven borrosos. La fachada se convierte no sólo en parte del edificio sino también en parte del cielo. A medida que cae la noche, la fachada se vuelve del revés, contrastando con la experiencia a la luz del día y revelando los interiores y el patio por la noche.

Este edificio de una sola planta, desprendido del suelo, ofrece diferentes espacios experienciales. Mientras que la fachada asume un papel reflectante para el entorno, forma una barrera suave como una cortina transparente para el interior. La zona del vestíbulo, donde los límites se difuminan, recibe a los visitantes con una fachada de patio. Esta serie de espacios que se extienden hasta la cafetería y el salón de usos múltiples está diseñada con una infraestructura que puede albergar diversas organizaciones, eventos, paneles y talleres.

En el centro de la estructura, se desarrolla un exuberante patio, creando un contraste con la textura árida de la región. Este patio, proyectado con especies vegetales endémicas que requieren mínimo riego y mantenimiento, establece un microclima sostenible. El patio determina todas las áreas de circulación y jerarquías espaciales del edificio mientras funciona como un área protegida de descanso y actividad contra las duras condiciones climáticas. Mientras da forma a áreas de circulación anidadas en su perímetro, el patio separa las áreas privadas y comunes del edificio.




KAL A, Sofía Romeo, Miguel Sotos, Arquitectura, entrevista

"Tratamos de aportar lo esencial y necesario"

Entrevista a Sofía Romeo y Miguel Sotos, del estudio KAL A