¿Cuáles son los nutrientes esenciales?

nutrientes esenciales, dietética, salud, nutrición

Aunque existan comidas más sanas que otras, ninguna incluye todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente. Por ese motivo, es importante seguir una dieta equilibrada y variada, porque si un plato carece de cierto nutriente, deberíamos incluirlo en otro, para que todos los días consumamos lo que necesitamos.
Existen nutrientes esenciales y nutrientes no esenciales. Al contrario de lo que puede parecer, que sean no esenciales no significa que no los necesitemos. 

¿Cuál es la diferencia entre nutrientes esenciales y no esenciales?
En primer lugar, vamos a comenzar hablando sobre la diferencia entre nutrientes esenciales y no esenciales. Los nutrientes esenciales son los que necesitamos adquirir con los alimentos porque el cuerpo no puede sintetizarlos por el mismo. Por otra parte, nos encontramos con los nutrientes no esenciales, que son producidos por el organismo a través de otros componentes. 

¿Qué nutrientes esenciales existen?
Quizás debamos comenzar hablando sobre la nutrición. La nutrición no es únicamente dejar de tener hambre. Puedes comer y no estar nutrido, por no estar recibiendo los nutrientes que necesitas. La nutrición esencial se encarga de aportar la energía que necesitamos para vivir, así como los materiales que necesita el cuerpo para formar, reparar y mantener los tejidos. También se encarga del suministro de las sustancias reguladoras que necesita el organismo para la realización de todos los procesos que tiene que realizar. 

Cuáles son los nutrientes esenciales
El primero de los nutrientes esenciales, aunque, a simple vista no parezca un nutriente (ya que no se come) es el agua. Sin agua no podemos vivir y nuestro cuerpo no puede fabricarla por si mismo. Con el agua no solo nos hidratamos, sino que también, controla la tensión arterial, regula la temperatura corporal y hace que los nutrientes lleguen a las células. Nuestro cuerpo se compone de un 80% de agua, por lo que es necesario beber entre seis y ocho vasos de agua para mantenernos correctamente hidratados. 

Las proteínas sirven para formar y reparar los tejidos, tales como la piel, los huesos, los músculos, el pelo o las uñas. Gracias a ellas, las células del organismo pueden cumplir correctamente con su función. Obtenemos proteínas a través de la carne, el pescado, el huevo, las legumbres y los lácteos. Las hay de origen animal y vegetal. No conviene abusar de las proteínas animales, mientras que con las vegetales no hay ningún problema. 

La fibra sirve previene enfermedades cardiovasculares y regula el tránsito intestinal. La obtenemos a través de alimentos vegetales.

Hidratos de carbono. Nos aportan energía. Hay de dos tipos, los de absorción lenta (nos aportan energía durante más tiempo y sacian más) y los de absorción rápida (sacian al tomarlos, pero la energía dura muy poco). Se absorben más lentamente los presentes en cereales, legumbres, pan, pasta o escarola. Se absorben rápidamente los de la bollería, zumos, refrescos o aperitivos. No conviene abusar de este tipo de hidratos de carbono. 

Las grasas si que son necesarias, pero las “buenas”. Son una reserva de energía y ayudan a asimilar algunas vitaminas como la A, D, E y K. Las encontramos presentes en el aceite de oliva, frutos secos, aceitunas, semillas, salmón o aguacate. Huye de las grasas “malas” que se encuentran en los alimentos ultra procesados y en la comida basura, como las patatas fritas, la bollería industrial o la pizza. 

Las vitaminas ayudan a regular el organismo. Se encuentran en las frutas, verduras o en la leche.

Por último, los minerales son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Hay diferentes tipos, como el calcio, necesario para el crecimiento y mantenimiento de los huesos o el hierro, que sirve para fabricar la hemoglobina y transportar el oxigeno desde los pulmones a todo el cuerpo. El hierro está presente en alimentos de origen animal y vegetal, pero el que está presente en los de origen vegetal se absorbe con mayor facilidad. No se deben mezclar los lácteos con los productos que tenga hierro, pues se inhibe su absorción. Son minerales esenciales para el ser humano el silicio, calcio, magnesio, hierro, potasio, zinc, manganeso, molibdeno, cromo, cobre, fósforo y sodio.




Castromonte, Arquitectura, piscinas municipales, Valladolid, proyecto

Piscinas municipales en Castromonte (Valladolid)

Las piscinas municipales son una síntesis de las dos realidades que identifican al municipio

Premios Suschem

XIII Edición de los Premios SusChem-Jóvenes Investigadores Químicos

Reconocen la importante labor desempeñada por los jóvenes investigadores en el ámbito de la química

La Samaritaine, SANAA, Arquitectura, París, Francia

Reabren los grandes almacenes La Samaritaine de Paris

La tienda cerró en 2005 por razones de seguridad del edificio, y el proyecto de remodelación general se encargó al estudio SANAA

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web.