Qué es y para qué sirve el ácido hialurónico

ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia compuesta por una larga cadena de moléculas de azúcar enlazadas como un collar. Se encuentra de forma natural en la piel y el tejido conectivo del cuerpo, como en los ojos, el cordón umbilical, el líquido sinovial, las válvulas cardiacas, los pulmones, la próstata, etc., funcionando como agente de enlace, lubricación y protección. En el caso de la piel, actúa como una esponja, reteniendo el agua y ayudando a mantener la hidratación y el volumen.

Aunque fue descubierto en 1934 por los bioquímicos Karl Meyer y John Palmer en el ojo de una vaca, no comenzó a utilizarse hasta los años setenta en el campo de la medicina. Pero hubo que esperar hasta finales de los noventa para que se incorporará a la cosmética y la medicina estética, donde ha supuesto una verdadera revolución en el tratamiento de las arrugas, llegando a sustituir. en muchos casos, a la toxina botulínica.

Efecto de relleno inmediato

Se ha demostrado, además, que cuando se aplica mediante inyección intradérmica el ácido hialurónico estimula y activa los fibroblastos hasta en personas de edad avanzada, lo que supone que proporciona un mayor volumen a la piel y también logra el beneficio de estimular la formación de colágeno. En estos casos se emplea hialurónico de alta pureza para evitar reacciones adversas. Las inyecciones se hacen bajo la dermis y se dirigen hacia los surcos de las arrugas. El efecto de relleno es inmediato. Igual que ocurre con las infiltraciones articulares, el hialurónico se va biodegradando, por lo que el efecto relleno se va desvaneciendo con el tiempo.

Las inyecciones de ácido hialurónico se pueden utilizar para:

  • Corregir las arrugas, ya sean líneas finas o pliegues profundos
  • Crear volumen en áreas específicas o recuperar volumen en áreas amplias
  • Hidratar profundamente y mejorar el tono y la firmeza de la piel

Son muchas las zonas del rostro donde se pueden aplicar las inyecciones de ácido hialurónico, como los surcos nasogenianos, las patas de gallo, las comisuras de los labios, las líneas del entrecejo, etc.

Los tratamientos con ácido hialurónico no son permanentes y pueden durar hasta 18 meses. La duración media del tratamiento depende de varios factores: el tipo de piel, la arruga a corregir, el tipo de inyección y el volumen de producto inyectado.

El ácido hialurónico en la salud

El ácido hialurónico también es muy beneficioso para la salud, utilizándose, por ejemplo, para una cicatrización más rápida de las heridas, en el tratamiento de la cistitis intersticial, o en el de enfermedades degenerativas de las articulaciones como la artrosis, con el objetivo de reducir el dolor, mejorar el movimiento y regenerar el cartílago. 

Asimismo, su uso es notable en procesos de fertilidad -debido a que es un elemento imprescindible en las células cercanas a los óvulos- y en tratamientos odontológicos, ya que mejora la cicatrización, regenera las encías, la mucosa oral y las articulaciones de la mandíbula. El ácido hialurónico tiene poder antiinflamatorio, antiedematoso y antibacteriano, por ello es un tratamiento perfecto para tratar la reparación y regeneración tisular en lesiones periodontales.


Iwan Baan, Arquitectura, exposición, Museo ICO, Madrid

Iwan Baan. Instantes en la arquitectura

Fundación ICO acoge hasta el 8 de septiembre una retrospectiva sobre el fotógrafo de Arquitectura

Arquitectura, EUmies Awards, Premio de Arquitectura Contemporánea

EUmies Awards 2024

Anuncian los ganadores del Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea